Teléfono: 951 829 957 Móvil: 634 502 581 Calle Fernández Fermina, 16 Oficina 2 Málaga 29006 info@asesoriaaldaba.com

Hoy en día, una de nuestras preocupaciones es cómo vamos a mantener nuestro nivel de vida cuando nos jubilemos. La actual situación económica, la evolución demográfica y otros factores, están haciendo que muchos de nosotros nos vayamos planteando destinar parte de nuestros ahorros a complementar en el futuro la pensión pública, pero, ¿realmente estamos informados de cómo podríamos protegernos de cara a este objetivo tan importante como nuestra calidad de vida el día de mañana?

En realidad existen varias opciones, aunque debido a la información que se da en las entidades bancarias, la mayoría de las personas cree que solo existen los planes de pensiones, pero la verdad es que este no es el mejor producto para complementar nuestra jubilación ya que, aunque te permita desgravar en tu declaración de la renta por las aportaciones realizadas, su forma de tributación a la hora del rescate es como rendimientos del trabajo sobre el total acumulado, que según la comunidad autónoma en la que vivamos podemos pagar entorno al 50% de impuestos. Además, estos productos no se pueden rescatar antes de 10 años salvo circunstancias muy específicas, así que quizás ese podría ser otro detalle para no elegirlo habiendo otras opciones más ventajosas enimagen-myriam cuanto a liquidez y fiscalidad.

Otros, que si son líquidos (pueden ser rescatados en cualquier momento, aunque según el producto con ciertas penalizaciones) como los fondos de inversión, planes de jubilación o PIAS (Plan individual de ahorro sistemático), no permiten reducir la base imponible de la renta año a año pero a la hora del rescate en la jubilación pagan impuestos solo por las ganancias, la rentabilidad generada durante la vida del producto y a un tipo que oscila entre el 1 y el 21%, según el producto, muy inferior a los planes de pensiones.

De hecho, en el caso del PIAS, si cobramos el capital como renta vitalicia los rendimientos generados (lo que nos haya rentando el capital ahorrado) están exentos de impuestos.

En cuanto a la rentabilidad que puede dar estos productos, los que invierten en renta variable, la media en los últimos 10 años es de un 6% anual. Poniendo un ejemplo, una persona que ahorra 300€ al mes durante 30 años podría conseguir unos 240.000€ al lado de los 108.000€ que hubiera obtenido sin rentabilidad.

En definitiva, no existe el producto perfecto pero sí la estrategia de planificación perfecta para cada persona. Crear nuestra hucha para la jubilación, no es un tema menor y es conveniente informarse y asesorarse bien, ya que es una decisión de la que depende en gran medida el nivel de vida que tendremos, por ello nos comprometemos a asesorarte de forma totalmente gratuita y a recomendarte lo más adecuado para ti.

Consulta nuestros servicios http://asesoriaaldaba.com/#focus